Raju y Inder

Raju y Inder

Mi nombre es Raju, tengo 35 años y soy de Punyab, del norte de la India. Mi familia siempre ha sido muy pobre, y cuando murió mi padre hace unos 13 años, nos quedamos sin sustento económico, por eso decidí que lo más correcto era buscar trabajo en Europa.

Raju-8991_DEF

Salí de mi país en 2002. Para ello previamente tenía que pagar un visado de 7.000€, y como no teníamos suficiente dinero en casa, tuvimos que pedir prestado con la condición de devolverlo una vez yo llegara a mi destino. La primera parada fue en Burkina Faso pero para llegar a Europa tenía que hacer un trayecto muy largo pasando por Moscú, Rusia, Ucrania, Polonia y finalmente, después de dos años, llegué a la frontera con Alemania en 2004.

He de decir que en todos los trayectos nunca he llevado un pasaporte verdadero. La mafia es muy poderosa, y para llegar a Europa se hacen ciertos trapicheos: nos dejan pasaportes de personas francesas que tienen una cierta similitud con nosotros, y de esta manera, podemos pasar “sin problema”, en teoría.

Cuando llegué a la frontera, nos pilló la policía y tuve que estar 8 meses en la cárcel, ya que la embajada de la India no respondía a mi caso. Siempre he tenido muchos problemas de estómago, así que me tuvieron que ingresar. Cuando abrí los ojos, estaba en India otra vez. Estuve viajando desde el 2002 a 2004 para volver al mismo lugar, pero yo quería llegar a Europa, así que volví a pagar para partir.

Raju-8924_R

Raju junto a Sandra, activista y militante en el movimiento social por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros, Tanquem els Cie! (Cerremos los CIE!).

Yo soy Inder, tengo 28 años y también soy de Punyab. Estaba estudiando y trabajando en agricultura al mismo tiempo, pero siempre he sentido la necesidad de ayudar a la gente, y por eso decidí que lo mejor sería marcharme a Inglaterra. Así que en 2003, con 16 años,  salí de mi país, pero al ser tan joven e inocente, me timaron de primeras. Me hacían pagar 10.000€ asegurándome que llegaría a mi destino, pero al salir tuve que pagar 5.000€ y llegué sólo a Burkina Faso. Estuve esperando allí meses sin que nada sucediera.

Raju-8983_R

Los dos hicimos exactamente lo mismo. Primero llegamos a Burkina Faso, pasando por muchas ciudades, y coincidimos en 2006 en Argelia.

Los viajes han sido muy duros, sobretodo en el desierto del Sahara, donde tuvimos que caminar muchos kilómetros durante semanas, y casi estuvimos a punto de morir.  No comíamos, sólo bebíamos agua mezclada con barro. Siempre estábamos escondidos detrás, en el maletero con otras personas. Muchas de ellas murieron, nosotros sobrevivimos.

(Inder)Cuando llegúe a Ceuta, escondido debajo del maletero, pensé que era una ciudad como otra de España y que podía ir para la península sin problema. Pero una vez allí, me metieron en el CETI, porque se notaba que era inmigrante, no sabía que hacer, se notaba que venía de fuera.

(Raju) Mi mafia era diferente, se van cambiando, yo intenté llegar a Ceuta 13 veces. Lo que pasaba es que o me devolvían o si intentábamos acceder por mar , se nos hundía el barco. Una vez allí tuve que pasar la noche en una casa encerrado hasta que una persona de la India no pagara. Una vez salí a la calle, había mucha policía y finalmente llegué a CETI donde conocí a Inder.

Raju-8967_R

CETI es una cárcel dulce, es un centro que te dan de comer, donde puedes dormir, pero no te dan lo que tu quieres que es ir a la península. Allí en el CETI deportaban a mucha gente, ponían pistolas en la cabeza para deportar y para que no te impusieras.  Por eso decidimos irnos a vivir al monte porque era mucho más seguro, allí uno podía vigilar por la noche mientras los otros dormían y todo esto para que no nos deportaran.

Vivimos en el monte 2 años, y durante ese tiempo tuvimos mucho contacto con la gente de Ceuta y asociaciones de allí y de ciudades como Barcelona, Madrid, Bilbao. Con el apoyo de Ceuta, las manifestaciones, las asociaciones y las 10.000 firmas que conseguimos nos permitieron llegar a la península, pero eso sí, sin papeles.

Una vez más, nos engañaron, sin papeles y pasando por el CIE teníamos muchas posibilidades de ser deportados, teníamos miedo. El CIE es como una cárcel, la gente que va allí es porque ha cometido un delito o inmigrantes sin papeles que parece que hayan matado a 100 personas. La comida, los horarios, las viviendas…era todo horrible. Después de 2 meses nos dejaron salir del CIE y nos recogieron gracias a las fundaciones que estaban detrás de nosotros: ENIM, Centro del Emigrante, Migra Studium, Cruz Roja. Esta última nos vino a buscar, nos acogieron con ellos durante dos meses y nos fueron poniendo en contacto con posibles familiares que vivían en España. Nosotros no teníamos familia. Era más difícil.

Yo (Inder) vine a Barcelona, todo era nuevo y me puse a estudiar aprendiendo catalán y haciendo  voluntariados. Allí encontré a un señor minusválido que me ofreció el contrato de trabajo. Encontré la tarjeta por fin y pude ir a la India. Me impactó volver después de 12 años sin la familia, todo había cambiado, era como si no fuera la misma.

inst_Dialogos invisibles-0608

Yo (Raju) decidí quedarme en Málaga. Encontré trabajo pero no pagaban lo suficiente para sobrevivir. Presente también 5 veces el documento y me denegaron la documentación porque la empresa decía no ganar lo suficiente para pagarme el sueldo. Viví 4 años en Andalucía y luego me fui a Barcelona para conseguir los papeles. Ahora estoy estudiando catalán y con Caritas también hago un curso de conversación con la persona. Voy buscando trabajo, pero todo lo que me ofrecen pagan muy poco para poder sobrevivir con ello y las condiciones son muy malas.  Vivo con Inder quien me está echando un cable.

Si hubiéramos sabido que esto era así no vendríamos aquí porque hemos sufrido mucho. Ahora estamos bien, vivos con salud pero por ejemplo yo salgo a la calle con miedo por si me pilla la policía.

Instalación en el Mercado de Hostafrancs de Barcelona.

Instalación en el Mercado de Hostafrancs de Barcelona.

(Raju) Si nos pudieran escuchar les diría a todos aquellos que quieren hacer lo mismo que se lo piensen y que mejor que se queden en su casa con sus familias, que no pasen todo esto porque no merece la pena.

(Inder) Yo les diría que  respeten a la humanidad y que los inmigrantes también tienen dignidad, no todos somos iguales, que somos trabajadores, tenemos experiencia después de haber sufrido tanto y que somos buenos.

Advertisements