Kushbu Khadka y Basanta Kumar

Kushbu-9301

Kushbu y Basanta el día de su boda en Barcelona.

Nos conocimos en Katmandú. Nos enamoramos. Yo era de casta alta y Basanta de la casta de los intocables. Dicen que ya no hay problemas con el tema de las castas, pero es mentira. Yo hasta ese momento estaba muy bien con mi familia. Mis padres me lo daban todo. Vivía bien y estudiaba. Basanta también trabajaba como comerciante en el negocio de su familia. Lo conocí cuando estudiaba en la universidad.

Kushbu-9427_DEF_R

Luego de un tiempo nos pusimos de novios, pero siempre teníamos que estar escondidos, sin que mi familia se enterara. Para mi familia era una vergüenza que estuviéramos juntos. Nos amenazaron. A mi me encerraron en mi casa sin dejarme salir y me golpearon. A Basanta le dieron una paliza que lo llevó al hospital. La situación era peligrosa tanto para mí como para Basanta. Teníamos miedo de lo que pudiera pasar. Por eso decidimos irnos.

Kushbu-9307

Vistiéndose para ir a la ceremonia civil en Sabadell.

Compramos los visados a escondidas, a unas personas que nos dijeron que era para ir a estudiar a la universidad en Polonia. También nos dijeron que tendríamos un sitio para vivir. En agosto de 2010, nos fuimos sin decir nada a nadie. Cuando llegamos a Polonia, nos llevaron hasta un pueblo lejos de todo, en donde no había nada. Todo había sido mentira. En aquel lugar no había ninguna universidad, sino campos de champiñones en donde muchas personas trabajaban muchas horas.

Kushbu-9287_DEF_R

Nos obligaron a trabajar en los campos, todos los días. Estábamos muy cansados y asustados. Estuvimos dos meses ahí, hasta que un chico de Pakistán nos habló de España, y que aquí podíamos conseguir mejores oportunidades. Nosotros no sabíamos nada de España ni de Barcelona pero en aquel momento cualquier sitio era mejor que aquello. Logramos escaparnos escondidos en un camión de champiñones que llegaba hasta Girona. Fueron muchas horas. El viaje fue horrible.

Kushbu-9412

Kushbu y Emma, técnica de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado.

Llegamos a Girona y tomamos el tren hasta Sants en donde nos esperaba un amigo de Nepal que habíamos logrado contactar, y que nos iba a ayudar a conseguir un sitio para dormir. Cuando pensamos que quizás las cosas iban mejorando, al llegar a Sants nos robaron la maleta en donde teníamos nuestro dinero. Aquello fue horrible, nos sentimos muy mal. Pero no teníamos ni idea aún de lo que nos faltaba por sufrir.

11220821_10205967550201691_3200948281459428198_n

Nuestro amigo nos llevó a una habitación muy pequeña. Sólo cabía la cama y nada más. No se podía caminar en la habitación. Esa noche dormimos, y yo sentía mucha picason en el cuerpo. No entendía qué pasaba, así que me despierto y veo que tengo picaduras por todo el cuerpo. Cuando levantamos las sábanas, estaba el colchón lleno de chinches. Tuvimos que tirar las pocas cosas que nos quedaban y buscar otro sitio a donde dormir.

Kushbu-9409

Kushbu y Soly, técnico de la Fundació Mescladís, responsable de su formación como camarera y actual jefe de Kusbhu en el Espai Mescladís.

 A los dos meses de estar en Barcelona, nos quedamos sin dinero. No teníamos papeles y estábamos muy perdidos. No sabíamos qué hacer para buscar trabajo, no conocíamos el idioma y yo no me atrevía a salir sola. Empecé a tener desmayos de los nervios. Aquello no era lo que yo me imaginaba ni a lo que estaba acostumbrada. No conocíamos a nadie. Ya no podíamos pagar la habitación y no teníamos dinero para comer.

Kushbu-9392_DEF_R

En la escuela en Nepal aprendimos que existía la Cruz Roja, y que allí ayudaban a las personas. Así que fuimos a la Cruz Roja y les contamos lo que nos estaba pasando. Nos dijeron que podíamos pedir asilo, y que mientras se empezaban los trámites podíamos ir a los comedores sociales. No fue fácil, porque tuvimos que esperar mucho, y mientras tanto no teníamos dinero para vivir. Tuvimos que ir a muchas citas, contestar muchas preguntas. Yo me seguía desmayando. 

Instalación en el mercado de Hostafrancs de Barcelona.

Instalación en el mercado de Hostafrancs de Barcelona.

Cruz Roja hizo el trámite de asilo y CEAR nos ayudó a conseguir un piso donde vivir. Nos dieron nueve meses de asilo en los que tuvimos que hacer muchos cursos. Ser inmigrante es una maldición… ¡cuantas horas caminando por Barcelona de un sitio a otro para hacer cursos y para ir a citas! Mientras, sin poder trabajar, sin saber cuándo terminaría el sufrimiento. 

kushbu_BN-5407_DEF_R

En la foto salen Emma, responsable de formación de la Comissió Catalana d’Ajuda al Refugiat, Kushbu y Basanta y Soly Malamine, responsable del Espai Mescladís donde ahora trabaja Kusbhu y dónde en su momento realizó su formación como camarera.

Al terminar los nueves meses nos negaron el asilo, y nos quedamos en la calle. Una señora de Sabadell nos ayudó y nos llevó a Cáritas quien nos ayudó a entrar en una habitación durante tres meses. En ese tiempo conocimos a Emma del CEAR, y también estuvimos con Exil. Finalmente, las cosas empezaron a mejorar. Hacíamos actividades y seguimos haciendo formación. Después de meses y de recursos legales, me dieron el permiso de residencia, aunque a Basanta todavía no se lo han dado. Ahora trabajo en Mescladís y estoy contenta. Además, ya nos hemos casado.

 Kushbu-9397

Poco a poco estoy olvidando las cosas que han pasado, pero no todo. Llevo seis años sin hablar con mi familia, y hemos sufrido mucho. No teníamos ni idea de lo que sería, pero hemos conocido a muchas personas que nos han ayudado, y las cosas van mejorando. Ya no me desmayo y poco a poco nos acostumbramos a como vive la gente aquí. Con cada sufrimiento hemos aprendido muchas cosas. Ahora siento que conozco la vida muy de cerca.

11268265_10205967547601626_1245873678788590930_n

Sus fotos en el barrio Sant Pere de Barcelona.

Hemos aprendido a vivir aquí, ahora este es nuestro sitio ideal. Cualquier otro lugar sería volver a empezar. Hemos tenido que luchar mucho, pero no ha sido fácil. Sin papeles no puedes salir adelante, aunque quieras. Hay mucha falta de información entre los extranjeros sobre cómo pueden mejorar su situación. También hay mucha discriminación, y eso me hace sentir muy mal. Las personas deberíamos tratarnos con respeto. 

Kushbu-9423_DEF_R

Desde que salimos de Nepal, hemos sufrido, pero también hemos aprendido a luchar y a vivir. Solo queremos eso, aprender y trabajar. No estamos aquí para quitarle nada a nadie. Estamos aquí para ser felices.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s